jueves, 31 de octubre de 2013


SIN FRONTERAS.

 

Nataly  se levantó de la mesa para fregar los cacharros. El fue tras ella, la cogió por la cintura y,  subió las manos hasta sus pechos, la dio la vuelta y la sentó sobre la encimera de la cocina. Ella quiso impedir aquel beso, pero sus labios se acercaron a los de él ,y le beso como jamás había besado a nadie, sus cuerpos se unieron, las caricias eran las mejores vividas, se olvidaron del  mundo, eran solo ellos, se amaban desde la infancia. Nataly, le dijo que no podria volver a ocurrir, vete, no vuelvas nunca más. Al anochecer llegó su marido. ¿Vino hoy también tu hermano a comer?  No hoy no vino.